Elaboración del compost en casa

⇐ Volver al índice.

Tareas del compostaje doméstico

Selección de materiales

No todos los materiales son apropiados para el proceso de compostaje tradicional a pequeña escala o doméstico. El principal problema es que, si no se alcanza una temperatura suficientemente alta, los patógenos no mueren y pueden proliferar plagas, y el proceso de compostaje no concluye. Por ello, el estiércol, en particular las heces de animales carnívoros, pues contienen patógenos difícilmente eliminables, los restos animales (carne y pescado), y algunos residuos domésticos, como las grasas y aceites, los lácteos y los procedentes del huevo (aunque la cáscara del huevo cocido es muy aconsejable por ser una fuente de carbonato cálcico y otros nutrientes inorgánicos), deben ser tratados en plantas específicas de alto rendimiento y sistemas termofílicos. Por eso, para el caso de las grasas y aceites vegetales, en muchas localidades, existen ya contenedores específicos para recoger los usados en el ámbito doméstico y en pequeños negocios.

Infografía con los materiales que se pueden utilizar en el proceso de compostaje

A veces se añaden otros ingredientes con el fin de enriquecer la mezcla final, controlar las condiciones del proceso o de activar los microorganismos responsables del mismo. Espolvorear cal en pequeñas cantidades puede controlar la aparición de un excesivo grado de acidez que reduzca la velocidad de fermentación. Las algas proporcionan importantes micronutrientes. Algunas rocas pulverizadas proporcionan minerales, pero no así la arcilla.

Se debe evitar que la materia orgánica seleccionada vaya acompañada de algún residuo inorgánico compuesto de plástico, vidrio o aluminio, ya que no se degradan o su velocidad de degradación es muy lenta. No se deben utilizar pañales ni compresas, cenizas de carbón mineral, bolsas de aspiradora y/o su contenido, tejidos sintéticos, filtros de cigarrillos ni revistas ilustradas (por la gran cantidad de tintas con distintos pigmentos minerales utilizadas).

El compostaje más rápido tiene lugar cuando hay una relación carbono/nitrógeno entre 25 a 1 y 35 a 1 en el material seco (la materia orgánica está formada fundamentalmente por hidrógeno, oxígeno, carbono y nitrógeno), es decir, que haya entre 25 y 35 veces más carbono que nitrógeno. Por ello, es aconsejable mezclar distintos componentes con distintas proporciones de carbono y nitrógeno. Los recortes de césped tienen una proporción 15 a 1 (de media) y las hojas secas de 55 a 1 (de media). Mezclando ambos a partes iguales, se obtiene una materia prima óptima.

Debemos rellenar la compostadora hasta los 2/3 con los materiales acumulados previamente. Como ya se ha indicado, es importante que sea un material adecuado y variado de manera que se favorezca el proceso de compostaje y se enriquezca el compost final.

En la siguiente tabla se puede ver una relación de restos orgánicos y vegetales con las proporciones entre carbono y nitrógeno:

Con niveles altos de nitrógeno (N)

Proporción C/N Resto orgánico o vegetal
1/1 Orines
3-15/1 Purín de ortigas y ortigas frescas
5-15/1 Estiércol de aves
10-20/1 Césped recién cortado
10-20/1 Plantas leguminosas recién cortadas
10-20/1 Abonos verdes (son los cultivos realizados para incorporar nutrientes y materia orgánica al suelo, por eso se siegan antes de la floración y maduración de semillas y se entierran con el arado)
10-20/1 Restos vegetales frescos
15-25/1 Restos de cocina
20/1 Posos de café
Equilibrados en carbono (C) y nitrógeno (N)

Proporción C/N Resto orgánico o vegetal
15-30/1 Consuelda y ortigas
20-30/1 Estiércol de oveja o caballo con cama de paja
20-30/1 Hierbas al final del ciclo vegetativo
20-35/1 Hojas de árboles frutales y arbustos
25-40/1 Ramas de poda primaveral, finas o medianas (trituradas)
30/1 Aguja de pino (pinaza o acículas) fresca
30-40/1 Residuos de cultivo de champiñón
Con niveles altos en carbono (C)

Proporción C/N Resto orgánico o vegetal
30-80/1 Ramas de poda otoñal (trituradas)
30-80/1 Ramas de poda primaveral gruesas (trituradas)
40-100/1 Turbas
50-60/1 Paja de avena, centeno y cebada
50-60/1 Hojas de haya, roble y frondosas
85/1 Sarmientos
100-130/1 Paja de trigo
100-150/1 Cañas de maíz secas
150/1 Aguja de pino (pinaza o acículas) seca
150-300/1 Papel y cartón (no usar las páginas de las revistas ilustradas por las tintas)
500-1000/1 Serrín (de madera, nunca de conglomerado o DM ya que incluye los pegamentos utilizados para su fabricación)

Triturado de materiales

El proceso se verá facilitado si los materiales tienen un tamaño de entre 5 y 10 cm. Puede que haga falta el uso de tijeras de podar o un hacha, si son restos leñosos, incluso una máquina trituradora, si la tenemos.

Trituradora comercial modelo AXT 1600 HP de Bosch

Es importante que los restos estén bien mezclados.

Colocación de una base de material leñoso

Debemos colocar una base de ramas o de paja de un grosor de entre 10 y 15 cm., de manera que facilitemos la circulación de aire dentro de la compostadora y evitemos la compactación de los materiales recién introducidos.

Incorporación regular de materiales

Empezamos a introducir los materiales previamente mezclados, con una proporción de dos partes de frescos por una de secos. En el primer llenado tenemos que asegurar una cantidad mínima correspondiente a la mitad, aunque lo óptimo es 2/3 del volumen total.

En los días siguientes iremos añadiendo los distintos materiales que generemos, intentando siempre que haya el doble de materia húmeda que seca. Si no disponemos de material seco, podemos sustituirlo por papel o cartón troceado sin tintas (por ej., el cartón de un rollo de papel).

Removemos el material nuevo con el anterior y cubrimos los materiales más húmedos (como los restos de comida) con material seco, o los enterramos bien para evitar la proliferación de moscas de la fruta y mantener las condiciones óptimas de temperatura. Si el compost está muy seco, podemos regarlo para que esté más húmedo, pero sin llegar nunca a encharcarlo.

En el mercado existen diversos productos artificiales para acelerar el proceso de compostaje llamados activadores pero, si quieres usar alguno, te recomendamos los que se encuentran en la misma naturaleza, como pequeñas cantidades del estiércol de animales herbívoros o el propio compost (que se mezcla con el resto de los materiales cuando se remueve el material nuevo con el anterior).

Otra alternativa, es la producción de vermicompost, que es el producto de la excreción de la lombriz roja o de otros miembros de la familia Lumbricidae (lombrices de tierra). Estos organismos se alimentan de residuos orgánicos y los transforman en un producto rico en nutrientes y microbios del suelo. Las lombrices nativas de la península ibérica son las Eisenia foetida (comúnmente denominadas lombrices rojas de California), aunque también hay presencia de las Lumbricus terrestris (comúnmente denominadas lombrices canadienses, que se pueden considerar especie invasora).

Lombriz de tierra

Retirada del compost

En zonas de clima mediterráneo (excepto la Cornisa Cantábrica, Galicia, la franja más septentrional de Castilla y León, la zona pirenaica occidental y las zonas de alta montaña, el resto de España tiene clima mediterráneo o continental-mediterráneo), la duración estimada del proceso de compostaje es de 3 a 6 meses en primavera/verano y de 6 a 9 meses en invierno. Transcurrido ese tiempo, se comprueba que el compost ya esté hecho y se procede a su retirada, por la parte de abajo, con la ayuda de una pala.

Descarga de compostadora por la parte inferior

Cribado del compost

Con una criba o tamiz se separa el compost de los materiales aún sin descomponer. Conviene que el tamaño de luz de la criba esté entre 0.5 y 1 cm. A menor tamaño, más fina será la textura del compost.

Cribado del compost con criba de mano

El compost ya cribado es un producto estable; cuanto mayor sea el tiempo de maduración, más estable será el producto.

El compost debe reposar durante 15 días antes de aplicarse como abono; para que los organismos que aún pueda contener desaparezcan.

El compost obtenido se almacena en un saco de tela o plástico con algún orificio.

Los restos aún sin descomponer se devuelven de nuevo a la compostadora.

Problemas en el proceso de compostaje y soluciones

EFECTO OBSERVADO POSIBLE CAUSA SOLUCIONES
La temperatura de la mezcla no sube y tiene suficiente humedad. Falta material. Añadir más cantidad de material (si se utiliza una compostadora, hasta alcanzar las 2/3 partes del volumen de la misma). Cubrir temporalmente con un plástico.
El montón está muy húmedo. Exceso de riego o se ha empapado por el agua de lluvia. Usar un palo para ahuecar la mezcla. Si no se resuelve, voltear y añadir más material seco (si se utiliza una compostadora, habrá que extraer parte del material para hacer hueco al material seco).
El montón está muy seco y no disminuye de volumen. Sequedad ambiental. Se han incorporado demasiados materiales secos a la mezcla. No se ha hecho el seguimiento del proceso durante un tiempo. Regar uniformemente. Añadir material fresco y voltear.
La mezcla huele a podrido. Falta de oxígeno. Exceso de humedad. Se ha iniciado el proceso de descomposición anaeróbico en vez del aeróbico. Añadir material seco y voltear.
La mezcla huele a amoniaco. Aporte excesivo de material rico en nitrógeno (césped, restos de comida,…). Exceso de humedad. Se ha iniciado el proceso de descomposición anaeróbico en vez del aeróbico. Añadir material seco pobre en nitrógeno (hojas secas,…) y voltear.
Hay muchas moscas. Exceso de humedad. Restos de comida sin cubrir. Añadir material seco. Cubrir los restos de comida con material seco.
Hay larvas blancas. Larvas de mosca. Exceso de humedad. Añadir material seco y voltear.
Presencia de hormigas. Restos de comida. Sequedad de la mezcla. Si existe un hormiguero, humedecer o añadir material fresco y voltear.
Presencia de roedores. Restos de comida. Eliminar los restos de comida y voltear.
Presencia de caracoles o babosas. Exceso de humedad de la mezcla o del entorno. Si hay muchos, añadir material seco y voltear.

Diferencias y similitudes entre el proceso natural y el compostaje doméstico

1.- En ambos procesos partimos de la misma materia prima, restos orgánicos, aunque en el medio natural tenemos un pequeño aporte de materia orgánica de origen animal representado por los excrementos y los cuerpos de los animales muertos.

2. En el medio natural, diversos seres vivos (carroñeros y descomponedores) actúan sobre estos materiales troceándolos y simplificándolos. En nuestros domicilios podemos realizar esta acción troceando los restos con unas tijeras de poda o adquirir una trituradora de jardín.

3. En los bosques los procesos de fermentación se desarrollan lentamente, necesitando al menos un año para completar los procesos de descomposición más significativos. En nuestra compostadora, realizando bien el mantenimiento y vigilando las condiciones, el proceso puede durar un máximo de nueve meses, pero en primavera y verano puede acortarse hasta los tres meses.

4. En la naturaleza, el agua y el oxígeno que necesitan los microorganismos los aporta la atmósfera. En nuestra compostadora además de la atmósfera, nosotros también aportamos riegos según sean necesarios, e incluso volteos por medio de un horquillo para airear el montón.

5. En ambos procesos, el producto resultante final es un compuesto estable que actúa regenerando el suelo y proporcionándole inmejorables cualidades para el desarrollo vegetal.

⇐ Volver al índice.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s